Fundación Pontificia Gravissimum Educationis

«¡No se desanimen por las dificultades que presenta el desafío educativo! Educar no es una profesión, sino una actitud, una forma de ser; para educar hay que salir de nosotros mismos y estar entre los jóvenes, para acompañarlos en sus etapas de crecimiento poniéndose a su lado».


Papa Francisco


 


Formar los formadores


 


La Fundación quiere invertir en la formación de los formadores, dirigiéndose a los llamados multiplicadores. Son aquellas personas que más que otras pueden contribuir al desarrollo de un contexto educativo: en ámbito universitario nuestros cursos tienen la intención de hacer participar a los rectores y a los administradores de las universidades; en ámbito escolar a los coordinadores de las redes de escuelas y a los responsables.


 


No es posible formar a todos los docentes del mundo, dicho método permite difundir capilarmente los aprendizajes y ,sobre todo, cada formador tiene la libertad de encarnarlos en su territorio (teniendo en cuenta las diferencias que separan, por ejemplo, una escuela rural de un gran campus universitario).


 


¿Por qué invertir en los formadores?


 


La escuela y la universidad católica están viviendo cambios de época: la tensión entre identidad y diálogo, la falta de medios y de recursos, especialmente los nuevos ambientes culturales y sociológicos de donde provienen los estudiantes.


 


Frente a estos desafíos, hay elementos de calidad que una escuela y una universidad católica deben saber expresar: el respeto por la dignidad y la unicidad de cada persona; la riqueza de oportunidades disponibles para los jóvenes; una equilibrada atención a los aspectos cognitivos, afectivos, sociales, profesionales, éticos y espirituales; la promoción de la investigación como compromiso riguroso con la verdad, conscientes de los límites del conocimiento humano, pero con una gran apertura mental y del corazón.


 


En este contexto educativo, la adquisición de conocimiento es necesaria, pero la transformación de la persona es el verdadero resultado esperado.


 


Es un objetivo ambicioso que se puede alcazar sólo a través de la formación de los responsables de las instituciones educativas y, a través de ellos, de toda la comunidad educativa.


 

Apoya la Fundación

Puedes apoyar las actividades de la Fundación con una donación.

Haz una donación